Select your language:
guiacompleta.com Marrakech

Marrakech


Guía de viaje
- Guía Marruecos
- Dónde dormir
- Vuelos baratos
- Alquiler de coches
- Localización



El Tiempo en Marrakech


Acércate a Marrakech (Marruecos)



Imagen de 219

En la mitad sur de Marruecos, a los pies del Atlas, se sitúa Marrakech, una majestuosa ciudad que atesora varios monumentos declarados Patrimonio de la Humanidad y que se erige en el principal destino turístico del país. Fundada en 1062 por los almorávides, esta urbe que fue capital del Imperio Islámico posee el mercado tradicional o ‘suq’ más grande del reino alauita y una de las plazas más concurridas del mundo: Jamaa el Fna.



Imagen de 219

De la época de los almohades, que en el año 1147 conquistaron la ciudad, arrasándola primero y reconstruyéndola después, datan algunas de las grandes obras que se hicieron en Marrakech (Marruecos), como las mezquitas Kutubia y Kasbah, la puerta de Bab Agnau y los jardines de la Menara. Mientras que en los tiempos de la dominación de los saudíes, momento en que la urbe vivió un periodo de gran esplendor, se proyectaron muchos de sus imponentes palacios, como el de Badi, posteriormente expoliado de sus riquezas.

Marrakech (Marruecos), que junto a Meknes, Fez y Rabat es una de las cuatro ciudades imperiales de Marruecos, es hoy un enclave vacacional de primer orden, descubierto primero por los millonarios procedentes de distintas latitudes que en los años veinte y treinta del siglo pasado la convirtieron en su destino predilecto, y después, por artistas e intelectuales que en los sesenta contribuyeron a extender su imagen como urbe exótica y bohemia. Este mito, precisamente, sería el que acabaría atrayendo a miles de viajeros de todo tipo y condición a partir de la década de los ochenta, algunos de los cuales optaron, incluso, por trasladarse al centro histórico o Medina, catalogada por la Unesco como Patrimonio de la Humanidad, recuperando edificios en decadencia para instalar aquí sus segundas residencias. Por fuera de las murallas de la ciudad vieja, se extiende la ville nouvelle, construida por los franceses durante el dominio colonial y donde no tienen vigencia algunas normas como la que prohíbe el consumo de alcohol en lugares públicos. Lo que sí se cumple en toda Marrakech es la regla que dicta que el exterior de los inmuebles debe ser de color rojo-ocre, lo que le ha valido el sobrenombre de “ciudad roja”.

Protegida por un cordón de bastiones de tierra roja y repleta de ancestrales palacios y mezquitas, sólo accesible para los musulmanes, la Medina sorprenderá al visitante con mil y un rincones cargados de magia y encanto. Su lugar más emblemático, no obstante, es la plaza de Jamaa el Fna, dominada por el alminar de la mezquita Kutubia y bordeada por las terrazas de diversos cafés, bares y restaurantes desde los que se obtiene una excepcional panorámica de este bullicioso espacio público, frecuentado por cuenta-cuentos, danzarines, acróbatas, encantadores de serpientes, escritores, aguadores, mujeres que pintan las manos y los pies con henna y vendedores de zumos, quincalla o pociones afrodisíacas, entre otros particulares personajes. Su arrebatadora singularidad motivó que en 2001 la Unesco la inscribiera en su lista representativa del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad.

Desde aquí, el viajero podrá adentrarse en el laberíntico entramado de callejuelas de la ciudad vieja, colmada de zocos, y descubrir otros tantos sitios de enorme interés, como la madraza de Ben Youssef, el Museo de Marrakech o el Palacio Real, emplazado al sur de Jamaa el Fna, sobre una amplia área circundada por murallas llamada kasbah. Aunque no está permitida la entrada al complejo, sí se pueden visitar los palacios de Dar Si Said y de la Bahía, que cuenta con más de 150 habitaciones, 24 de las cuales estaban reservadas a las concubinas del visir que lo mandó a construir.

Otras zonas de la urbe son Guéliz, el núcleo principal de la ciudad nueva, que concentra buena parte de los hoteles y restaurantes orientados a los foráneos; Mellah, el antiguo barrio judío, que dispone de una sinagoga, un cementerio y un mercado cubierto; Hivernage, un distrito residencial que alberga villas particulares y alojamientos turísticos de alta categoría, así como el nuevo Teatro de la Ópera y el Palacio de Congresos; y Palmeraie, un oasis de tierra y palmeras con más de cien mil plantas, donde viven muchos millonarios y existen algunos establecimientos hoteleros de lujo.

Para ir de comprar, lo ideal es trasladarse a las avenidas Mouassine o Mohammed V. En la primera, considerada la calle más refinada de la Medina, el viajero encontrará un buen número de boutiques de moda y galerías. En la segunda, que es la artería más importante de Guéliz, se ubica el Mercado Central, en cuyas tiendas se pueden adquirir flores, productos de menaje o comida. Pero si lo que realmente desea el visitante es sumergirse en la ajetreada vida cotidiana de esta ciudad marroquí, el plan perfecto es recorrer el barrio de los suqs o mercados, donde probablemente quede anonadado por la amplia oferta de pequeños bazares en los que se venden todo tipo de artículos. En medio de los zocos, se topará además con la mezquita Ben Youssef, frente a la cual se halla la cúpula Ba’adiyn, la única estructura que se conserva de la época de los almorávides.

No menos interesantes son el Palacio Dar el Bacha, también llamado Palacio Dar el Glaoui, por haber sido la residencia de uno de los personajes más célebres de la historia de Marrakech, el cruel Thami el Glaoui; la mezquita Kutubia, famosa por su minarete de base cuadrada que hizo construir Yacoub el Mansour a fines del siglo XII y que representó el modelo de referencia para la Giralda de Sevilla; y las imponentes ruinas del Palacio Badi, edificado en la segunda mitad del siglo XVI, durante el reinado de Ahmed el Mansour. Merecen, asimismo, una visita las tumbas sagradas de los sultanes, que se localizan junto al muro meridional de la mezquita Kasbah, y la puerta de Bab Agnau, que marca el acceso al área fortificada en el interior de la Medina.

Aunque no cuenta con grandes museos, Marrakech sí posee diferentes espacios expositivos en los que se pueden ver curiosas colecciones de arte y artesanía antigua y contemporánea, así como galerías que albergan muestras temporales de pintura, fotografía y otras disciplinas artísticas. Una de ellas es la galería-café literario Dar Cherifa, que se emplaza en uno de los riads más antiguos de la ciudad y que, además de exposiciones, acoge conciertos de música tradicional, presentaciones de libros y charlas-coloquio. También destacan en este ámbito el Museé de Marrakech, que incluye un repertorio de libros y caligrafía islámica, una recopilación de litografías y acuarelas, y una muestra permanente de arte marroquí; el Ministerio del Gusto, un gran espacio multifuncional dedicado a exhibir la obra de creadores nacionales e internacionales; y el Musée Dar si Said, ubicado en un palacio del siglo XIX. Completan el catálogo museístico el Musée Tizkiwin, que cuenta con una compilación de cerámicas, tejidos, alfombras y ropas bereberes, y la villa Majorelle, donde se puede contemplar una colección de arte islámico junto a unos bellísimos jardines.

No obstante, el vergel más conocido de la “ciudad roja” es La Menara, unos jardines proyectados en la época de los almohades pero que posteriormente cayeron en el olvido hasta que en el siglo XIX fueron recuperados por los monarcas alauitas. Mohammed V fue quien ordenó construir su característico pabellón de tejas verdes que se refleja en las aguas del estanque que preside este espacio, en cuyo en entorno crecen olivos y árboles frutales.





Reserva HOY en Booking desde Guiacompleta y consigue descuentos de hasta un 75%
Booking

Hoteles en
Marrakech

Entrada / Check-in

calendar

Salida / Check-out

calendar
Booking es líder mundial en reservas hoteleras. Reserva on-line segura.
PAGO EN EL HOTEL

Marruecos a un click
  Agadir
  Al Hoceima-Alhucemas
  Casablanca
  Chefchaouen
  El Jadida
  Essaouira
  Fez
  Marrakech
  Meknes
  Rabat
  Tanger
  Temara





Contacto: andaluciaeduca[arroba]andaluciaeduca.com Enlaces recomendados | Intercambio de enlaces | Web-directorio | Aviso legal